La mala suerte juega un papel importante en la determinación de a quién le da cáncer y a quién no, de acuerdo con los investigadores, encontraron que dos tercios de las incidencias de varios tipos cáncer ocurren a causa de mutaciones al azar y no por herencia o hábitos de riesgo, como fumar.

adn

Los investigadores indicaron que las mutaciones aleatorias del ADN acumuladas en varias partes de nuestro cuerpo, que ocurren durante la normal división celular, fueron la causa principal detrás de muchos tipos de cáncer.

Ellos observaron 31 tipos de cáncer y encontraron que 22 de ellos, incluyendo la leucemia, páncreas, huesos, testículos, ovario y cáncer de cerebro, podrían ser explicados en gran medida por estas mutaciones aleatorias – esencialmente mala suerte biológica.

Los otros nueve tipos, incluyendo el cáncer colorrectal, cáncer de piel conocido como carcinoma de células basales y el cáncer de pulmón relacionado con el tabaquismo, fueron los más fuertemente influenciados por la herencia y factores ambientales tales como: comportamientos de riesgo o exposición a agentes carcinógenos.

En general, se atribuyen el 65% de la incidencia de cáncer a mutaciones aleatorias en los genes que pueden impulsar el desarrollo del cáncer.

“Cuando alguien tiene cáncer, inmediatamente la gente quiere saber ¿por qué…?”, dijo el oncólogo Dr. Bert Vogelstein, de la escuela de medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore.

“A ellos les gustaría creer que hay una razón. Pero la verdadera razón en muchos casos, no es que no te portaste bien o estuviste expuesto a un ambiente dañino, es sólo que esa persona tuvo mala suerte. Es como perder en la lotería.”

Tomasetti indica, que estas mutaciones nocivas ocurren por ninguna razón en especial, solo es por azar, es cuando las células principales del cuerpo, llamadas células madre,  se dividen en diferentes tejidos.

Tomasetti dice, que el estudio nos indica que cambiar nuestro estilo de vida y hábitos como fumar ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer, pero no es muy efectivo con otros.

“Por lo tanto, debemos centrar  la investigación  y recursos en la búsqueda de nuevas formas de detectar estos tipos de cáncer en etapas tempranas, etapas curables”, agrega Tomasetti.

Los investigadores trazaron el número acumulativo de las divisiones de las células madre de un tejido dado en toda la vida – por ejemplo, los pulmones o colon – y compararon el riesgo de que este pueda desarrollar cáncer en la vida.

En términos generales, los tejidos que se someten a más divisiones –aumentan la  probabilidad de mutaciones aleatorias – son más propensos a tumores.

El estudio no abarca todos los tipos de cáncer. El cáncer de mama y de próstata, fueron excluidos debido a que los investigadores no pudieron determinar  tasas confiables  de división de células madre.


¿Te gustó lo que viste? 

  facebook-f-logo

No dejes de seguirnos en Facebook. Dale click a “Me Gusta” y luego a “Recibir notificaciones”

notif 3


Fuente: ScienceMag

Comentarios