La revista especializada «The Lancet» ya dio a conocer el primer caso «whatsappitis» en el mundo, al revelar la historia de una mujer de 34 años que a fines del año pasado utilizó el popular servicio de mensajería WhatsApp por más de seis horas seguidas, lo que le provocó una severa tendinitis en su muñeca y dedo pulgar. Se trata, entonces, de la primera enfermedad conocida por usar la aplicación.

0010176537

La «whatsappitis» como se la llamó afecta sobre todo a los pulgares, y sus síntomas son dolor, hinchazón y entumecimiento, que aumentan con el movimiento de los mismos. También pueden aparecer molestias en la muñeca y en los otros dedos por el hecho de sujetar el teléfono durante mucho tiempo.

Según relató la publicación, la mujer, embarazada de 27 semanas, había finalizado una guardia en el hospital el 24 de diciembre cuando sintió un fuerte dolor en s u muñeca. Al llegar a su casa comenzó a responder uno a uno los mensajes. Durante más de seis horas mantuvo conversaciones, hasta que la molestia se trasladó al dedo pulgar.

«The Lancet» a su vez, comparó esta enfermedad con otras derivadas del abuso de aparatos tecnológicos. Por ejemplo, recordó la nintenditis, que se dio a conocer en 1990 en un artículo de la revista médica The New England Journal of Medicine, luego de conocerse el caso de una mujer de 35 años que jugó Nintendo por cinco horas seguidas. También reseñó la denominada wiitis, sufrida por un hombre de 29 años tras utilizar el mando de la consola Wii para jugar al tenis.

Recomendaciones

whatsappitis--575x323

Los expertos detallan que la sobrecarga nunca es beneficiosa y recomiendan que se escriba alternando los dedos o utilizando un lápiz para dispositivos móviles. Además, de no utilizar el dispositivo de forma prolongada y realizar descansos.

Pero el problema va más allá de las manos y los pulgares, abusar del móvil puede generar tensión en los músculos con aumento de tono y podría darse el caso de una contractura que se transmite desde la región del cuello a la región dorsal.

«Si el problema y el dolor se mantuvieran e impidieran realizar nuestras actividades diarias cotidianas, como peinarnos o vestirnos, existe la posibilidad de tener que recurrir a la cirugía para liberar el tendón», aclara la experta doctora Llorca, jefa del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario HM.

La doctora recomienda que para evitar esas molestias, se disminuya la utilización del teléfono, para que así se descanse el cuello y la espalda. Recuerda que se trata de un problema con gravedad, ya que si la lesión se hiciera más intensa y perdurara en el tiempo se necesitaría de la rehabilitación con medidas analgésicas y antiinflamatorias con terapia física.


¿Te gustó lo que viste? 

  facebook-f-logo

No dejes de seguirnos en Facebook. Dale click a “Me Gusta” y luego a “Recibir notificaciones”

notif 3


Fuente: Independent

Comentarios