Solo hay que disponer de unas gafas especiales, un drone de carrera y delimitar bien el circuito por el que se va a correr. En EEUU cualquier lugar es bueno para poner a prueba a estos pequeños voladores.

 

 

Los conductores llevan cámaras integradas que permiten la visión en primera persona, como si se estuviese en un videojuego. Un parking o un circuito improvisado en mitad del campo, unos obstáculos y el espectáculo está servido.

Según el nivel de experiencia en aeromodelismo hay aparatos que llegan a superar los 100 km/h.

Una moda que también se extiende por Europa, donde un torneo que se celebra cada año en Francia y que quiere convertirse en referencia mundial.

 


 

¿Te gustó lo que viste? 

facebook-f-logo

No dejes de seguirnos en Facebook. Dale click a “Me Gusta” y luego a “Recibir notificaciones”

notif 3


 

Via YouTube

Comentarios