Una pequeña niña Tailandesa llamada Matheryn Noavaratpong de 2 años de edad, fue congelada criogénicamente luego de haberse declarado su muerte clínica debido a un cancer que afectó su cerebro.

matheryn-noavaratpong

Los padres de la niña tomaron esta drástica decisión con la esperanza de que algún día los avances médicos puedan revivirla y curarla del cáncer cerebral que presenta.

La niña fue diagnosticada inicialmente con un tumor en su cerebro de 11 centímetros y a pesar de extensas cirugías, su cuerpo no pudo más y fue declarada clínicamente muerta en enero pasado.

La familia decidió apagar los dispositivos de soporte de vida de los que dependía, pero antes hacer algo que mantenga sus esperanzas de volverla ver nuevamente viva.

Ellos contactaron a la fundación Alcor Life Extension en los Estados Unidos, quienes llevaron a cabo un procedimiento crio-protector en el cuerpo de la niña, antes de trasladar su cuerpo hasta Arizona.

El cerebro de la niña fue extraído y preservado en un contenedor al vació de acero inoxidable y cubierto por nitrógeno líquido, hasta que una cura sea descubierta, en un proceso que tiene un costo aproximado de 80 mil dólares.

Via NyDailyNews

Comentarios