Las imágenes fueron producidas entre 1863 y 1877 por el reportero gráfico Felice Beato.

28F96A0700000578-3092617-image-a-42_1432296593518

Beato, quien estaba viviendo en Yokohama en el momento, se le dio una cantidad inusual de libertad por el Shogunato para que tomara estas imágenes.

Él se hizo un nombre como fotógrafo de guerra, cubriendo la guerra de Crimea o la Guerra del Opio en China.

28F9696500000578-3092617-image-a-41_1432296584366

Después de Japón, regresó a la primera línea en la capital sudanesa, Jartum antes de pasar a Birmania.

28F969D000000578-3092617-image-a-47_1432296611692

Propiedad de la Galerie Verdeau de París se pondrán en exhibición en la Feria Fotográfica de Londres este fin de semana.

28F9698A00000578-3092617-image-a-37_1432296576660

Esta foto muestra a una madre velando con ternura el sueño de su hijo.

De su larga temporada de Beato en Japón fue la única vez en su carrera en que sus fotografías son casi todas de escenas pacíficas.

28F9694D00000578-3092617-Fun_and_games_A_group_of_women_play_a_board_game_in_a_photo_take-a-1_1432283717158

Un grupo de mujeres juegan a un juego de mesa.

28F968D900000578-3092617-image-a-81_1432298415255

Beato, que nació en Venecia, pero se convirtió en un ciudadano británico en virtud de la residencia de su familia en Corfú, que era un protectorado del Reino Unido en ese momento, comenzó su carrera fotográfica con un viaje a Constantinopla, hoy Estambul, junto a Robertson quien más tarde se convirtió en su socio inseparable.

28F96A1F00000578-3092617-image-m-76_1432297558712

Cuando estalló la guerra en la península de Crimea en 1855, Beato viajó a Balaklava para documentar el progreso del conflicto y, en el proceso, se convirtió en uno de los primeros fotógrafos de guerra del mundo.

28F9691100000578-3092617-image-m-80_1432298407611

Más tarde, viajó a la India antes de llegar a China en 1860 donde fotografió el progreso de la expedición militar anglo-francesa en contra de la dinastía Qing indígena en la Segunda Guerra del Opio.

28F9695500000578-3092617-image-a-51_1432296627733

La colección de imágenes da una rara visión de la vida durante el período Edo en Japón.

28F9697100000578-3092617-image-a-39_1432296581091

Esta fotografía es una representación temprana de famosos luchadores de sumo.

28F969F700000578-3092617-image-a-44_1432296607458

Tres años más tarde, Beato se trasladó a Japón, donde permaneció hasta 1877. Con sede en Yokohama. Se le dio una cantidad inusualmente grande de libertad por el acto Shogunate que le permitió recorrer el país, tomando fotos a su paso.

28F969DF00000578-3092617-image-a-34_1432296568513

Pero después de unos años de paz en 1884, Beato estaba de vuelta en la línea del frente . Esta vez para documentar el intento del vizconde Wolseley para ayudar al general Charles Gordon, entonces sitiado por el Madhi y su ejército derviche en la capital sudanesa, Jartum.

28F96A3300000578-3092617-image-a-66_1432296795462
Su guerra final llegó en 1886, cuando viajó a Birmania, poco después de su anexión por los británicos en 1885 después de tres guerras anglo-birmana y la deposición del rey Thibaw Min.

28F969BF00000578-3092617-image-a-57_1432296720587

Este paisaje muestra a un grupo que disfruta de un día en un barco.

28F96A6600000578-3092617-image-a-77_1432297567733

Muchas de las fotos del Beato japoneses cuentan con gente común y sobre sus vidas diarias.

28F96A0F00000578-3092617-image-a-32_1432296560990

En la capital de Mandalay, creó una tienda y fue allí donde permaneció hasta su muerte, en 1906.


Vía: dailymail


¿Te gustó lo que viste? 

No dejes de seguirnos en facebook-f-logo


Comentarios