Todos deseamos vivir más tiempo, lucir jóvenes, tener más energía y llevar una vida a pleno ¿Cierto? Descubre cómo algo tan simple como colocar un cubo de hielo en la nuca puede ayudarte a cumplir estos objetivos.

Claro que comer sano, hacer ejercicios, mantener una mente positiva y no realizar actividades riesgosas es una forma de mantenernos saludables. Pero resulta que un simple cubo de hielo y algunos minutos de tu tiempo ayudan más de lo que puedes imaginar.

Para obtener los resultados correctos, tenemos que localizar un punto de presión concreto. Ese punto es el Feng Fu, conocido gracias a la tradición china de la acupuntura. Este punto se encuentra justo en la confluencia de la cabeza con nuestro cuello.

2


Método

Acuéstate mirando hacia abajo y coloca un pequeño cubo de hielo directamente sobre el punto Feng Fu. Lo notarás porque parece un agujero en la parte posterior de la cabeza. También puedes hacerlo sentado si lo prefieres.

Tendrás que sostener el cubo en este punto durante al menos 20 minutos. Para evitar cogerlo todo el rato, puedes utilizar una venda, un pañuelo o un trapo. No es difícil, sabrás encontrar algo que funcione.

Deberías repetir este procedimiento por la mañana antes de comer o beber nada y por la noche antes de ir a dormir. Si te preocupa resfriarte, no pasa nada. Esto favorecerá tu salud, no la empeorará. Descansa dos días entre cada día de tratamiento.

Al principio, durante los primeros 30 o 40 segundos, pues notar un poco de frío, pero pronto cambiará esta sensación y sentirás calor directamente en el Feng Fu. Los primeros días puedes experimentar una sensación de euforia por la cantidad de endorfinas que se liberan de manera natural en nuestro torrente sanguíneo.

1


Beneficios

Pronto notarás todos los efectos positivos. Como hemos dicho, ya durante los primeros días, verás cómo tu estado de ánimo mejora y tienes más vitalidad. Por las noches, dormirás mejor y realizarás mejor la digestión. También puedes utilizarlo para despedirte de los resfriados y ayudarte en momentos puntuales como el dolor de cabeza, el dolor de muelas o el de articulaciones.

Por otro lado, también puedes aplicar este tratamiento para las siguientes enfermedades o condiciones médicas:

  • Enfermedades respiratorias.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Enfermedades neurológicas.
  • Cambios degenerativos en la columna vertebral.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Incorrecto funcionamiento de la tiroides.
  • Artritis, hipertensión o hipotensión.
  • Asma bronquial.
  • Obesidad y desnutrición.
  • Celulitis, sobre todo en primeras etapas.
  • Ciclo menstrual irregular.
  • Infertilidad endocrina.
  • Trastornos psicoemocionales: estrés, depresión, fatiga crónica, insomnio.

Básicamente, este tratamiento ayuda a fortalecer tu cuerpo y a mantener un equilibrio fisiológico. No debes verlo como una cura milagrosa para cualquier tipo de condición.

No obstante, la medicina china lleva muchos siglos aplicando este tipo de procedimientos sobre el punto Feng Fu. Consideran que el cuerpo humano es un sistema de energía y la acupuntura y los masajes pueden afectar este flujo y la función de nuestros órganos.

Es muy importante que no apliques este proceso si estás embarazada, tienes un marcapasos o sufres de epilepsia o esquizofrenia.

Pero si no es así… No dejes de probarlo.

Vía HPerspectives


NO TE QUEDES CON LA INFORMACIÓN

¡COMPÁRTELA CON TU AMIGOS! facebook-f-logo

 

Comentarios