Este bebé de oso panda rojo se llevó un tremendo susto al ver las botas de su cuidador.

Estaba tranquilo y relajado, juguetón, cuando de pronto es sorprendido por las tremendas botas humanas de su cuidador y el pobrecito casi se muere del susto. Sencillamente adorable rabiar, y que nos hace pasar un buen rato por su espontanea simpatía.


Vía: Youtube


NO TE QUEDES CON LA INFORMACIÓN

¡COMPÁRTELA CON TU AMIGOS! facebook-f-logo

Comentarios